Rolex adquiere Bucherer: implicaciones para la alta relojería

El mundo de la relojería de lujo dio un vuelco el 25 de agosto con el anuncio de la adquisición de Bucherer por Rolex por una suma no revelada. Este movimiento estratégico, seguido de un comunicado de prensa emitido a las 18:00 CET, despertó el interés de todos en la industria. Pero, ¿qué significa realmente esta adquisición para el panorama de la relojería de lujo?

Este es el comunicado oficial:

Tras la decisión de Jörg Bucherer de vender la actividad de su empresa, a falta de descendientes directos, Rolex decidió hacerse cargo del minorista relojero que, hasta ahora, había permanecido independiente. Esta decisión se inscribe en la voluntad de la empresa ginebrina de perpetuar el éxito de Bucherer y la asociación entre ambas empresas, que existe desde 1924. 

Las dos empresas han trabajado juntas durante más de noventa años, contribuyendo mutuamente a su éxito y desarrollo. Hoy en día, Rolex es uno de los líderes reconocidos de la industria relojera de lujo en Suiza. Bucherer, por su parte, es un minorista multimarca de renombre internacional con puntos de venta en Suiza, Estados Unidos, Inglaterra, Alemania, Francia, Dinamarca y Austria. 

Los puntos de venta de Bucherer son más de cien, de los cuales cincuenta y tres distribuyen la marca Rolex y cuarenta y ocho la marca Tudor. El minorista relojero es también centro oficial de servicio posventa de ambas marcas. Para garantizar el servicio de mantenimiento de los relojes, los talleres de Bucherer cuentan con relojeros internos formados y altamente cualificados. 

El Grupo Rolex está convencido de que esta adquisición es la mejor solución no sólo para sus propias marcas, sino también para sus marcas asociadas de relojería y joyería y para los empleados del Grupo Bucherer. 

Bucherer conservará su razón social y proseguirá sus actividades de forma independiente. La integración en el Grupo Rolex comenzará una vez que las autoridades de competencia hayan autorizado la adquisición. 

La fructífera cooperación de Rolex con los distribuidores autorizados de su red de ventas permanecerá intacta. 

Bucherer, Máquina del Tiempo en Nueva York.
Bucherer, Máquina del Tiempo en Nueva York.

 

Tras la decisión de Jörg Bucherer de vender la actividad de su empresa, a falta de descendientes directos, Rolex decidió hacerse cargo del minorista relojero que, hasta ahora, había permanecido independiente. Esta decisión se inscribe en la voluntad de la empresa ginebrina de perpetuar el éxito de Bucherer y la asociación entre las dos empresas, que existe desde 1924. Las dos empresas han trabajado juntas durante más de noventa años, contribuyendo mutuamente a su éxito y desarrollo. Hoy en día, Rolex es uno de los líderes reconocidos de la industria relojera suiza de lujo. Bucherer, por su parte, es un minorista multimarca de renombre internacional con puntos de venta en Suiza, Estados Unidos, Inglaterra, Alemania, Francia, Dinamarca y Austria. 

Los puntos de venta de Bucherer son más de cien, de los cuales cincuenta y tres distribuyen la marca Rolex y cuarenta y ocho la marca Tudor. El minorista relojero es también centro oficial de servicio posventa de ambas marcas. Para garantizar el servicio de los relojes, los talleres de Bucherer cuentan con relojeros internos formados y altamente cualificados. 

El Grupo Rolex está convencido de que esta adquisición es la mejor solución no sólo para sus propias marcas, sino también para sus marcas asociadas de relojería y joyería y para los empleados del Grupo Bucherer. 

Bucherer conservará su razón social y proseguirá sus actividades de forma independiente. La integración en el Grupo Rolex comenzará una vez que las autoridades de competencia hayan autorizado la adquisición. 

La fructífera cooperación de Rolex con los distribuidores autorizados de su red de ventas permanecerá intacta.

La decisión de Rolex de adquirir Bucherer viene motivada por la decisión de Jörg Bucherer de vender la empresa familiar, que no tiene descendientes directos. Esta operación se inscribe en la voluntad de Rolex de perpetuar el éxito de Bucherer y la relación entre ambas empresas, que se remonta a 1924. A lo largo de más de noventa años, estas dos empresas han colaborado fructíferamente, contribuyendo mutuamente a su desarrollo y éxito. Hoy en día, Rolex es reconocido como uno de los líderes de la industria relojera suiza de lujo, mientras que Bucherer es un renombrado minorista multimarca con presencia internacional en Suiza, Estados Unidos, Inglaterra, Alemania, Francia, Dinamarca y Austria.

La red de Bucherer cuenta con más de cien puntos de venta, cincuenta y tres de los cuales distribuyen la marca Rolex y cuarenta y ocho la marca Tudor. Además, Bucherer es un centro oficial de servicio posventa para ambas marcas, con talleres dotados de relojeros altamente cualificados. Según el grupo Rolex, esta adquisición representa la mejor solución no sólo para sus marcas, sino también para sus marcas asociadas de relojería y joyería, así como para los empleados de Bucherer.

Es importante subrayar que Bucherer mantendrá su autonomía corporativa y que la integración en el Grupo Rolex sólo tendrá lugar tras la aprobación de las autoridades de competencia. Además, la cooperación de Rolex con los distribuidores autorizados se mantendrá sin cambios.

Esto representa un intento de preservar una larga asociación entre las dos empresas, especialmente a la luz de la falta de un sucesor directo por parte del propietario de Bucherer, Jörg G. Bucherer. Este movimiento permite a Rolex garantizar la continuidad de las actividades de Bucherer al tiempo que mantiene su independencia.

Pero, ¿qué significa realmente esta adquisición para el sector de los relojes de lujo? Rolex, el mayor fabricante de relojes del mundo, ha adquirido uno de los principales minoristas relojeros del mundo. Bucherer, con más de 100 tiendas en todo el mundo y una importante presencia en Estados Unidos, es un socio crucial para Rolex, que lleva colaborando con la empresa desde 1924.

Jörg Bucherer conservará su cargo de presidente honorario del Grupo Bucherer, pero el impacto no sólo se dejará sentir en las dos empresas implicadas, sino en toda la industria relojera. Justo después del anuncio, la cotización de Watches of Switzerland cayó un 30%, para luego recuperarse y cerrar con un -20%, lo que demuestra que las acciones de Rolex tienen un impacto significativo en toda la industria.

Este paso marca un cambio radical en la estrategia de Rolex, que hasta hace poco mantenía sus actividades minoristas separadas del negocio principal de la marca. Por el contrario, la tendencia de los últimos años ha sido reducir el número de minoristas autorizados y adoptar estrategias de venta directa al consumidor.

La adquisición de Bucherer por Rolex representa un paso importante para la marca, que ahora también interviene en el mercado minorista para tener más control sobre la cadena de valor. Este enfoque permite a Rolex gestionar mejor las ventas y el inventario, proporcionando una clara visibilidad de la demanda de sus productos.

El siguiente movimiento previsto es una nueva reducción de los puntos de venta autorizados en todo el mundo por parte de Rolex, que probablemente aumentará el inventario en sus propias tiendas. Esto podría plantear problemas a los distribuidores autorizados restantes, que se enfrentarán a una mayor competencia de los puntos de venta propiedad de la marca.

En resumen, la adquisición de Bucherer por Rolex es una señal clara de la intención de la marca de controlar mejor su cadena de valor y tener un impacto significativo en la industria de los relojes de lujo. La operación representa una transición clave en la estrategia de Rolex, que apuesta ahora por la venta al por menor para mantener su liderazgo en el sector.

Mientras Rolex se prepara para un futuro de mayor control sobre las ventas al por menor, el sector de la relojería de lujo sigue de cerca esta evolución, consciente del inevitable impacto que esta adquisición tendrá en todos los agentes del mercado.

 

Evaluamos y compramos su reloj

El catálogo más exclusivo de relojes de época

Visitar ahora

La boutique de Roma

Via della Croce, 13