Paolo Gobbi entrevista a Auro Montanari en Casa Bonanno

Apasionado, historiador, escritor, fotógrafo, gurú del Vintage y de la Alta Relojería, Auro Montanari es una referencia cuando se trata de los relojes más prestigiosos. Nos reunimos con él en Roma, en Bonanno's, en Via della Croce, y con él iniciamos una serie de entrevistas con las personalidades más interesantes del mundo del coleccionismo relacionadas con las agujas más importantes.

¿Daytona o Speedmaster?

"Me gustan los Speedmaster, los encuentro más snobs".

¿Nautilus o Royal Oak?

"Siempre Royal Oak. Fue mi primer reloj importante cuando era muy joven. Lo compré de niño, usado, en acero, la primera referencia que salió, pagando un millón y medio de liras por él. Era finales de los 70 y vi el Nautilus como un modelo suizo-alemán".

¿Era ese Royal Oak una pieza de coleccionista ya entonces, o lo utilizaba normalmente?

"Lo utilizaba normalmente, ya que era y sigue siendo un reloj muy bonito y agradable de llevar en la muñeca, además de ser el que mejor "aguanta las complicaciones". No es casualidad que en el interior de su caja hayamos visto desde un cronógrafo, hasta un tourbillon, pasando por una repetición de minutos... se ha convertido en un extraplano, ¡incluso ha albergado cómics una Gran Complicación! El Nautilus da lo mejor de sí exclusivamente en la versión solotempo".

 
KMS_3132_web

Usted era un ingeniero apasionado por los relojes. ¿Qué definición se daría a sí mismo hoy?

(sonriendo) "¡Soy un jubilado apasionado por los relojes!".

¿Qué opina hoy del coleccionismo?

"Hoy en día existen tres tipos de personajes: el coleccionista, el inversor y el coleccionista-inversor. La realidad es que cada vez hay valores más altos en juego y, con razón, uno también debe tener cuidado con cómo "invierte" su dinero. Además, últimamente también resulta difícil, precisamente por su valor, llevar algunos modelos especialmente conocidos. Los problemas de seguridad son los mismos en todo el mundo".

También existe una línea difusa entre inversión y especulación.

"La burbuja que vimos en años anteriores se está desinflando y estamos volviendo a la normalidad".

¿Se está vengando la relojería de época de la contemporánea?

"Vintage, al final, siempre se ha mantenido bastante estable, si no creciendo, incluso durante las otras 'crisis': desde la financiera de 2007, hasta la de principios de los 90, que afectó al coleccionismo vintage. Recuerdo que un amigo mío solía decir 'comprar Patek Philippe es como comprar acciones de Generali: son estables y crecen lentamente, pero crecen'.

¿Quizá sea también la historia del Daytona, que ha experimentado un crecimiento constante desde los años 80?

"El Daytona también ha tenido sus momentos de bajón, pero es innegable que su crecimiento ha sido continuo y que hoy sigue viviendo un momento muy interesante".

¿Qué le parece que Swatch reproduzca piezas históricas de Omega a Blancpain?

"Me parece una buena operación de marketing aunque, soy sincero, no pensaba que esta experiencia continuaría después de Omega. Al final, han elegido un buen modelo de Blancpain. Personalmente he comprado un par de MoonSwatches y me parece interesante la elección de la biocerámica."

Auro Montanari con Giovanni Bonanno
Auro Montanari con Giovanni Bonanno

Cambiemos de tema. ¿Tiene modelos de algún independiente contemporáneo en su colección?

"Sólo tengo uno, un Laurent Ferrier con esfera sectorial".

¿Qué opina, en general, de la relojería independiente?

"Para ser sincero, sigo sin entenderlos. Sin duda han aportado un soplo de aire fresco al mercado y hacen cosas que otros no se atreven a hacer. Es como coleccionar arte moderno: conoces al artista vivo, compras sus cuadros, le sigues en el taller... Con los independientes, el coleccionista puede visitar el taller de producción, seguir la construcción paso a paso.

(John Bonanno) ¿No le parece que algunas casas de subastas, Phillips en particular, han presionado mucho a algunas independientes, en detrimento de piezas mucho más históricas?

"Las casas de subastas tienen que facturar y en aquel momento el mercado quería independientes: era normal que optaran también por esta vía".

¿Ha cambiado hoy el papel de las casas de subastas con respecto a los años 90, cuando fueron sin duda las artífices del auge de los relojes de pulsera?

"Recuerdo que cuando empecé a coleccionar, a finales de los setenta, los relojes de pulsera no se tenían muy en cuenta. Luego, en los 80, con Antiquorum empezó este fenómeno, que explotó la década siguiente. Hoy siguen desempeñando un papel fundamental, no sólo en relojería sino también en arte, para vender y comprar objetos".

El primer reloj de colección de Auro Montanari: un cronógrafo Rolex Antimagnatic ref. 3835 de los años 40, con sus inconfundibles asas escalonadas.
El primer reloj de colección de Auro Montanari: un cronógrafo Rolex Antimagnatic ref. 3835 de los años 40, con sus inconfundibles asas escalonadas.

¿En qué año empezó a coleccionar?

"En 1978. Por aquel entonces, mis padres, coleccionistas de arte antiguo, me llevaban con ellos a las distintas ferias que se celebraban en Europa. Yo me aburría como una ostra y cada vez, para distraerme, mi padre me decía: ve a ver y si quieres cómprate unos 'relojitos', que con la llegada del cuarzo igual son baratos".

¿Su primer "relojito"?

"Todavía conservo mi primer reloj comprado de forma independiente, en Bolonia a un anticuario, un crono con tres asas deco, referencia 3835. Nuevo, con un solo propietario antes que yo. Utilicé mi dinero de bolsillo y me costó 550.000 liras. Hoy vale unos 40/50.000 euros".

¿Una anécdota relacionada con esa época?

"Mi padre me decía: asegúrate de comprar sólo Patek Philippe y Rolex, que son casas serias. No compres Cartier, que son relojes de peluquería. Por suerte no le seguí en lo último y hoy tengo unos Cartier fantásticos en mi colección". (nota del editor y también uno en su muñeca durante la entrevista)

¿Cómo comprendió la Alta Relojería en una época en la que no existían libros, periódicos ni Internet?

"De hecho, cuando mi padre me mencionó Patek Philippe, me caí de las nubes, porque mi único conocimiento procedía de la tienda de Veronesi en Bolonia, que también tenía un escaparate de segunda mano. No tenía ni la más remota idea de qué marca era. Las palabras de mi padre volvieron a ser esclarecedoras: ve a la Rue du Rhône en Ginebra y mira lo que hacen. Subí a mi Escarabajo y me dirigí a Suiza. Me fascinaba este mundo de manos".

La influencia de los padres...

"Para bien o para mal puedo darte un empujón para hacer cualquier cosa. De todas formas, mi padre estaba contento de que me apasionara el mundo vintage. Era coleccionista de muebles y alfombras de los años 1500 y 1600, cosas que nadie quiere hoy en día..."

Un rarísimo calendario completo de fases lunares con fecha retrógrada de Breguet.
Un rarísimo calendario completo de fases lunares con fecha retrógrada de Breguet.

¿Cree que los jóvenes se acercan al mundo del coleccionismo de relojes?

"Los italianos, aunque quisieran, a menudo no pueden permitírselos. Estuve en Singapur en una charla organizada por unos amigos. Poco después llegaron todos esos tipos, conduciendo sus Lamborghinis de los colores más absurdos, zapatillas deportivas en los pies que costaban cinco mil euros, camisetas Supreme... Uno de ellos, que llevaba un Richard Mille con esfera color caramelo, me mira la muñeca y me pregunta: ¿Qué es esto? Le respondo: ¡Un viejo Patek Philippe! Desde entonces seguimos en contacto y al cabo de unos meses me escribe: Yo también me he comprado un Patek Phlippe antiguo, ¿te gusta mi 1518?".

¿Es quizá más fácil para los jóvenes italianos acercarse a los youngtimers? ¿Las piezas de los años 90 y principios de los 2000, que cuestan relativamente poco pero ofrecen tanto en términos de calidad y a veces incluso de belleza?

"Los neo-vintages son un importante redescubrimiento de los últimos tiempos. Lo que cada vez más gente aprecia es que muchos modelos de los años 90 y posteriores tenían mecanismos de caja y esferas de calidad similar, si no idéntica o superior, a las marcas más renombradas y reconocidas."

¿Se convertirán también en una inversión?

"¿Quién puede saberlo? Por supuesto, cuando la marca renace o tiene un gran impulso, como está ocurriendo con Daniel Roth o Gerald Genta, entonces las piezas vintage también aumentan de valor."

¿Cómo elige las piezas que incluirá en su colección?

"De forma muy sencilla: deben tener un sentido estético cuando se llevan en la muñeca. Por tanto, tienen que tener buen aspecto".

¿Sin flacidez hacia la inversión?

"No. A lo mejor, además de bonitos, me gusta que sean raros. No puedo comprar modelos que no me gusten. Aquí volvemos al tema de los independientes".

¿No te gustan estéticamente los relojes de los independientes?

"No. No tienen sentido estético de la caja y la esfera".

Paolo Gobbi durante la entrevista con Auro Montanari
Paolo Gobbi durante la entrevista con Auro Montanari

¿Qué recomendaría a alguien que quiere empezar una colección?

"Compre lo que le guste. Compra el vendedor y no el reloj. Estudia todo lo que puedas y sigue tu pasión".

¿Tan importante es el vendedor?

"Para mí siempre ha sido fundamental. Siempre he intentado elegir buenos compañeros, tanto en mi trabajo como en mis pasiones. Además, siempre he intentado dar sentido a mi colección y en esto el "marchante" resulta inestimable, porque es el mejor compinche para encontrar incluso las piezas más raras y difíciles."

A menudo, los recién llegados al mundo de las manos optan por comprar modelos "nuevos" porque no se sienten seguros comprando vintage.

"Es una elección natural, al menos al principio. Luego hay dos caminos posibles, incluso juntos y no necesariamente por separado: elegir un vendedor serio con el que iniciar una larga relación; comprar piezas en subasta, aprovechando sus garantías y documentación."

¿A qué presta especial atención, qué garantías toma antes de comprar un reloj?

"Simplemente confío en mí mismo. Sin embargo, es muy importante conocer la historia de cada pieza que voy a comprar. Eso sí, no me interesa saber cuánto margen gana el vendedor, porque el precio se decide y se acepta en el momento de la compra. Para mí es importante saber dónde y cómo se encontró, quién fue su propietario, quién la compró por primera vez".

Uno de los rarísimos 145 'Rolex Kew 'A' Tested'.

(John Bonanno) Hoy en día, cuanta más transparencia ofrezca a su comprador, más fácil le resultará realizar la venta.

"Por supuesto. Lo mismo ocurre en el arte moderno, o en el mundo de los coches de época. La trazabilidad es la base de las negociaciones más importantes y exitosas".

Si busca una pieza concreta, ¿la compra de todos modos cuando la encuentra o espera a encontrarla en perfecto estado?

"Nunca busco una pieza en concreto, sino que veo lo que encuentro o lo que se me ofrece en el momento. En cualquier caso, la calidad y la rareza siempre compensan".

(Giovanni Bonanno) Usted siempre ha oscilado entre muchas marcas y modelos diferentes.

"Sí, si un reloj es bonito, me lo llevo, sin mirar de qué marca es".

Del 26 al 29 de octubre, Bolonia acogerá Auto Moto D'Epoca, el legado de la exposición del mismo nombre celebrada en Padua. Hay dos novedades: la primera es el evidente cambio de sede; la segunda será la presencia de Time on Show, un espacio dedicado a los relojes de época. Usted es uno de los organizadores de este evento, ¿puede decirnos cuáles son sus características especiales?

"Los organizadores me involucraron y me alegré sinceramente de que por fin organizaran un acto "en mi casa". Por eso les ayudé. Habrá un pabellón elevado dedicado exclusivamente a Time on Show, con entrada y salida controladas".

¿Cómo seleccionó a los expositores?

"Los expositores son pocos, supongo que sólo catorce. Hubo muchas más solicitudes, algunas incluso del extranjero. Yo no hice la selección, aunque sé que la elección fue difícil y muy selectiva".

¿Constituye Bolonia una alternativa a las exposiciones existentes?

"Parma seguirá siendo siempre un acontecimiento importante y, en algunos aspectos, incluso divertido. Es la historia del coleccionismo y ofrece muchos objetos vintage diferentes, no sólo relojes. Time on Show podría estar a su lado como una cita independiente y en cierto modo elitista".

Dos extraordinarios relojes de bolsillo Patek Philippe: un World Hour y un Grand Complication.
Dos extraordinarios relojes de bolsillo Patek Philippe: un World Hour y un Grand Complication.

Volviendo al coleccionista de Auro: ¿la historia más increíble que recuerda sobre la compra de un reloj?

"Ninguna, porque siempre he hecho mis compras en mi 'zona de confort', sin correr ningún tipo de riesgo. Compro a marchantes, que son personas que trabajan y ganan su dinero con lo que hacen, tienen un nombre que defender. No compro a coleccionistas, que desde este punto de vista no me gustan, los considero gente triste: todos piensan que tienen el reloj más bonito, sólo hablan de dinero, de cuánto han conseguido ganar o ahorrar."

Entonces, ¿vas a por una pizza con un vendedor o con un coleccionista?

"Con un comerciante, sin ninguna duda".

Tienes una visión muy clara del mundo del coleccionismo de relojes.

"Según mi experiencia, las reglas del juego son sencillas. Hay una mesa con sólo tres jugadores alrededor: el coleccionista, el vendedor y la casa de subastas. Sobre la mesa sólo están los relojes y el dinero. Todo lo demás no cuenta. La cháchara, las redes sociales, los periódicos, los youtubers, los asesores no cuentan".

¿La pieza que nunca conseguiste comprar?

"Tantos. ¿Una de todas? Una 1518 de acero, que me ofrecieron pero no acepté por puro esnobismo. No me gustó cómo me lo presentaron".

¿De qué se siente más orgulloso?

"El primero que compré, el Rolex 3835 crono".

(Giovanni Bonanno) ¿Cómo empezó su pasión por la fotografía?

"Una vez más, gracias a mi padre. A los diez años ya hacía fotos con su Hasselblad que dejaba por casa. No he parado desde entonces y, si soy sincero, me da más satisfacción ver mis fotos publicadas en un artículo de National Geographic que poseer una 1518 de acero."

¿Nunca lo has intentado?

"No, no soy lo suficientemente profesional para hacerlo. No soy capaz de hacer imágenes lo suficientemente serias como para permanecer en el tiempo".

Pero muchos libros de relojería llevan su firma.

"Soy un amante de los gráficos, el diseño, los relojes y la fotografía. Un libro consigue reunir perfectamente todas estas cosas. Por eso no es casualidad que haya producido diez de ellos".

En el último libro de Bulgari usted aparece bajo la firma John Goldberger, pero Babin, el CEO de la casa romana, le llamó por su verdadero nombre en Ginebra al presentar el libro: Auro Montanari. ¿No cree que ha llegado el momento de abandonar el seudónimo?

"Ha llegado el momento de dar el salto: Auro Montanari y punto. John Goldberger nació por razones de privacidad, relacionadas con la importancia y el valor de los relojes. Pero eso era otra época. Hoy, con las redes sociales, la privacidad ya no existe, todo el mundo lo sabe todo y ya no tiene sentido utilizar un seudónimo."

Recuerdo nuestra primera entrevista, usted era un coleccionista "enmascarado", fotografiado de espaldas con su cazadora bomber de cuero.

"¡Estamos hablando de hace 20 años! ¡Recuerdo que me preguntaste por el futuro coleccionista del Daytona!"

Hiciste una predicción correcta.

"Sí, todo el mundo quería el Daytona entonces y todavía hoy no paran de buscarlo, comprarlo, venderlo".

Evaluamos y compramos su reloj

El catálogo más exclusivo de relojes de época

Visitar ahora

La boutique de Roma

Via della Croce, 13